el quadern violeta
Didáctica de Geografía e Historia


Inicio


Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Actividades didácticas [7] Sindicar categoría
Didáctica de Ciencias Sociales [2] Sindicar categoría
Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad [5] Sindicar categoría
Medios de comunicación [1] Sindicar categoría

Archivo
Marzo 2007 [2]
Febrero 2007 [2]
Mayo 2006 [1]
Febrero 2006 [13]
Enero 2006 [1]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad

Construcción social y cultural de la imagen del diferente

DIBUJOS SATÁNICOS (2)

 

Artículo para All i Oli (STEPV-Intersindical Valenciana)

Sección Allegro ma non troppo

 

 

DIBUJOS SATÁNICOS (  A PROPÓSITO DE MAHOMA Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN )

 

Segunda  parte

 

 

José Antonio Antón Valero

 

Las doce caricaturas de Mahoma, el profeta del Islam, aparecidas en varios países europeos mostrando de manera cómica la figura de Mohammed y, en realidad, de principios religiosos islámicos, ha echado leña al fuego en la hoguera de la teoría del "choque de civilizaciones" de Samuel Huntington. Los términos de "barbarie", "civilización", "infieles", "creyentes", utilizados tanto por G.W. Bush y Osama Bin Laden, ayuda a concebir un mundo dicotómico, entre el "ellos" (el nuevo enemigo tras la caída del Muro de Berlín para EE.UU.), y el "nosotros". 

 

En ella, un Occidente superior, de tradición evidentemente judeo-cristiana, debe pelear por mantener su nivel de desarrollo ético-moral, siguiendo la teoría de una Democracia con parámetros de países del Norte, pero también material, siendo este modelo de desarrollo (económico, industrial, de consumo, de ocio), el mejor de los posibles, según la otra tesis expresada por Francis Fukuyama en su  Final de la Historia. Esta visión ayuda a movilizar opiniones y legitimar el desorden mundial, basado en las injusticias de unas relaciones Norte-Sur, que están sumiendo al planeta en el caos guerrerista y en la destrucción medioambiental.

 

Quizás observar al Profeta del Islam, como un pastor arcaico y atrasado, negando la entrada al paraíso a los millares de "hombres-bomba" suicidas, ante la falta de bellas huríes (aunque, sin embargo, también haya mujeres entre ellos), o mostrar a Mohammed directamente como un terrorista que lleva la bomba en un turbante, pueda parecer inocente. Sin embargo, en la tradición islámica, Jesús ha sido un prototipo de hombre respetado y santo, y su fobia a la representación figurativa, especialmente del Profeta, además de formar parte de una tradición cultural histórica más antigua, tiene sus variantes, como ocurre en la turco-iraní, donde sí aparece representado. La iconoclastia, como recuerda la arabista Lola Infante, no es un tema exclusivo del Islam (El rostro histórico de Mahoma en La aventura de la Historia nº89).

 

Pero un análisis más escrupuloso de las imágenes y mensajes que los medios de comunicación y los propios libros de texto hacen (1), demuestra que coinciden con una tradición histórica en el Occidente europeo contra lo musulmán y, en términos más generales, contra las sociedades que en tiempo fueron sus colonias.

 

Los promotores de la llamada Alianza de Civilizaciones, el presidente español J.L. Rodríguez Zapatero y su hómologo turco, Recep Taieb Erdogan(reunión en febrero de 2006, en Qatar con la ONU, junto a Kofi Annan), platean una línea afirmación de la libertad de expresión, pero también de respeto mutuo y espíritu de convivencia. Sin embargo, algo más que palabras tendrán que reflejar en sus prácticas, especialmente las que presiden las relaciones Norte-Sur. Y es que lo cultural-religioso, también está vinculado en Occidente, a una opción concreta. No hay más que verlo en la administración de su cooperación internacional (y es paradójico), y en el uso como medida de chantaje permanente hacia los países receptores, para el tratamiento que se le da a las inversiones económicas o la Deuda Externa. La abrumadora mayoría de esta cooperación bilateral y no gubernamental, va dirigida a países de la misma tradición cultural, que mantuvo relaciones coloniales con la metrópoli o representan áreas de influencia actual.

 

Si optamos por un análisis cuantitativo, es imaginable comprobar que el Islam se ha convertido en la religión de las masas pobres en los países del Sur, de la misma manera que el Cristianismo, en sus diversas versiones, lo es básicamente de los del Norte. A pesar de ello, es poco significativo numéricamente que las petromonarquías del Golfo Pérsico, sean musulmanas, excepto en un caso: que el wahabismo, con similares ideas a las que impulsaron a Al Qaeda, y el dinero para extenderlo, proceden de estos regímenes autoritarios, patriarcales y ultraconservadores, a pesar de lo cual, y sin que criterios de libertad supongan mella, son aliados del bloque occidental. Debido a esto,  se está abriendo paso, entre las masas musulmanas del mundo, la percepción de que las agresiones contra el Islam lo son también contra el mundo empobrecido o precisamente por ello.

 

Por tanto la dinámica de la provocación/respuesta puede acabar creando las condiciones del "enfrentamiento entre civilizaciones", de la misma manera que la consigna de Goebbels sentenciaba que, a fuerza de repetir mentiras, éstas se convertían en una "verdad".

 

Son muchos los aspectos que podríamos tratar en el aula, a partir de este conflicto de las caricaturas, como por ejemplo el papel de los medios de comunicación, las corrientes de pensamiento que se enfrentan y las que aparecen no explícitas, el pasado histórico y colonial, las relaciones Norte-Sur...

 

Efectivamente, el problema educativo de fondo que debemos plantearnos,  tiene que ver con la Libertad. Que entre los logros de la Humanidad, la libertad de expresión es una conquista irrenunciable, no cabe ninguna duda. Pero la manera de entender esta libertad difiere según la usa o la defiende cada uno. Porque la libertad, dentro del conjunto de valores humanos, es contextual e histórica, como afirmaba Naguib Mahfuz (El País, 11 de marzo de 2006), depende y refleja la correlación de fuerzas que existe en una sociedad, en una coyuntura socio-política determinada. Aunque les pese a los esencialistas y neoconservadores, no es un concepto abstracto.

 

 

(1)Sólo por citar algún título de esos análisis La cara oculta de los textos escolares. Investigación curricular en Ciencias SocialesAA.VV.Hegoa.Bilbao.1991.;y El Islam y el Mundo Árabe. Guía Didáctica para profesores y formadores, AA.VV. Agencia Española de Cooperación Internacional.Madrid.1996

 

 

Por daniyaa - 7 de Marzo, 2007, 0:42, Categoría: Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad
Enlace Permanente | Comentarios 2 | Comentar | Referencias (0)

Dibujos satánicos

Artículo para el periódico sindical "All i Oli".

Sección: Allegro ma non troppo

José Antonio Antón Valero

Dibujos satánicos (I). A propósito de Mahoma y la libertad de expresión.

Los versos satánicos, del británico Salman Rushdie, condenado a muerte en una fetua (edicto religioso, si bien las fetuas  no implican un acuerdo o norma general aceptado por todo el Islam), fue quizá el paradigma de la persecución ideológica durante mucho tiempo.

El paralelismo con las caricaturas sobre Mohammed, se debe precisamente a que contribuye a dar una dimensión falseada e interesada, en la que algunos medios de comunicación tienen responsabilidad, aunque al servicio de tradiciones culturales que miran lo islámico como el enemigo a batir y que responden a geoestrategias de enfrentamiento y opresión que estos días se ejemplifican en el Irak y Afganistán ocupados, el Irán amenazado, o la Palestina agredida por Israel y los países "libres" que le apoyan.

Muchos de los que asumimos el discurso feminista, entendemos que la libertad de expresión de los artistas falleros, por muy creativa que sea referida a la realización de ninots y monumentos, no puede construirse sobre la base de la ordinariez y procacidad más machista. Esas expresiones de supuesta creatividad artística presentan esa mitad de los seres humanos que dicen respetar, como falleras pasivas, dentro de un discurso mojigato que, sin embargo, las presenta como seres faltos de todo valor o inteligencia, más allá de sus virtudes domésticas o perversas.

Esa "libertad de expresión" es la misma que, sin embargo, ante las protestas de la Iglesia Católica no ha tenido ningún problema en sustituir rápidamente entre sus ninots unas cruces inadecuadamente situadas o unos vibradores que surgen ante los ojos escandalizados o admirados de unas monjitas sorprendidas.

Recientemente, desde sectores de la ultraderecha se ha intentado atentar en el teatro Alfil de Madrid contra la representación de La revelación, de Leo Bassi, como tiempo atrás se hizo con la obra Me cago en Dios.En respuesta a los atentados, la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Toledo han retirado la subvención para el estreno de La revelación en esta ciudad, una vez que el arzobispo —ahora cardenal— Antonio Cañizares, la considerara "blasfema y anticristiana". El alcalde, José Manuel Molina (PP), apuntilló que la obra "es muy crítica con las figuras de la Virgen María y de Jesucristo (...) si hubiera sido contra Mahoma, ya se hubiera retirado".

Muchos de quienes apoyan estas consideraciones dicen defender la libertad de expresión y se definen como liberales mientras reivindican películas como La Pasión de Cristo (Mel Gibson), los azotes de los penitentes en los pasos de Semana Santa, los pies humeantes sobre brasas de personas que afirman estar protegidas por algún santo o el zarandeo de niños en medio de multitudes enardecidas en ofrendas a la Virgen. 

Hoy en día la tradición en Occidente sobre la libertad de expresión sobrevive con claroscuros. En los medios de comunicación se habla de quien se puede hablar y se habla poco —y condicionado— de quien no interesa que se hable. Las redacciones de los periódicos, radios o televisión, saben muy bien que la proclamada libertad utiliza caminos insondables. De forma explícita o implícita —la autocensura— no se tratan determinados temas o personajes (la monarquía, el derecho a la autodeterminación, los negocios del gobierno autonómico de turno, de los empresarios "amigos" de este gobierno, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado...) o bien se abordan de manera que se pueda integrar dentro de un sistema, que se proclama liberal y democrático. De hecho, parece que la propia revista derechista que publicó los famosos dibujos sobre Mohammed, rechazó tiempo atrás del mismo autor unas caricaturas parecidas en las que se representaba al principal protagonista del cristianismo, porque "no eran adecuadas".

Los medios de comunicación, mediante las empresas y los consorcios que integran periódicos, radios, televisiones y otras industrias culturales se configuran como auténticos grupos de presión. Las cuotas de independencia de los medios están salpicadas a menudo de despidos y traslados de puesto de los profesionales. Paradójicamente, los trabajadores de estos medios y los comités de empresa en los que están representados tienen muchas cosas que decir pero disponen de pocos espacios donde contarlo.



Artículo para All i Oli (STEPV-Intersindical Valenciana)

Sección Allegro ma non troppo

DIVINAS PALABRAS 1ª parte 

 

José Antonio Antón Valero

  

El gasto que generó la visita del Papa católico a Valencia, en julio de 2006, será difícil de evaluar en toda su envergadura (sólo el ayuntamiento reconoce 2,36 millones de euros). Las supuestas "aportaciones" de la empresa privada deberían hacer que se sonrojara la propia feligresía, ya que la pregunta inmediatamente es ¿cómo la Iglesia puede aceptar un gasto y boato tan supino, y no ha renunciado a ello en beneficio de "los pobres", pongamos por caso"?. La Generalitat Valenciana del PP, se ha comportado literalmente como una administración confesional, al servicio de los intereses de grupos concretos de católicos, probablemente los más fundamentalistas y reaccionarios, el Opus Dei, los Combatientes de Cristo, Kikos, que vienen envolviendo el entorno vaticano desde hace años, y que utilizaron el espacio público de la ciudad de Valencia, en su Encuentro Mundial de Familias, para su uso particular. Por otro lado, la energía crítica por parte de la oposición, tampoco resultó muy combativa, aunque la ciudadanía respondió con la campaña Jo no  t´espere.

Ya su antecesor, Juan Pablo II, provocó una gran polémica en su visita a la republicana Francia para celebrar el XV Centenario del bautizo y conversión del rey franco Clodoveo (las raíces cristianas de Europa, dicen ellos), en septiembre de 1996, debido a las quejas que suscitó entre los laicos, su financiación con dinero público.

Recientemente, las palabras de Benedicto XVI en su visita a Baviera, un tradicional feudo de la derecha alemana, han causado protestas del mundo musulmán, por su vinculación entre Islam y uso de la violencia. Poco después, el dirigente del PP en tierras estadounidenses, José María Aznar, que no es la primera vez que defiende públicamente esta tesis, en su defensa del Papa dijo en el Instituto Hudson de Washington, que los musulmanes no le habían pedido perdón por conquistar España y que existía una guerra en la que "atacaron ellos...o ellos o nosotros", en el más puro estilo vaquero del far-west. Como ya he comentado en otros artículos la cosa viene de lejos. Si repasamos los textos del desaparecido Edward Said, se muestran las raíces profundas de incomprensión entre un Occidente cristiano y un Oriente, en el que la religión y cultura musulmana tiene un papel trascendental.

No hace falta imaginar que la cita del Sumo Pontífice sobre emperador bizantino Manuel II Paleólogo, acerca de la yihad y Mahoma, está descontextualizada y reinterpretada de forma interesada, sugiriendo una relación entre Islam e irracionalidad, y uso de la violencia. Puestos a poner ejemplos de lo dicho, un gesto de humildad podría haber recordado las piras ardiendo de la Inquisición, las expulsiones masivas de judíos y moriscos, el apoyo al Colonialismo y la trata de esclavos, o la no beligerancia contra el Facismo y Nazismo.

Todo ello encaja muy bien en la geopolítica mundial diseñada por los neoconservadores estadounidenses, que quieren enfrentar los potentes bloques económico-militares del "Norte" con los países emergentes del "Sur", en los que sus élites se encuentran en disputa. Pero la Globalización injusta impuesta por el club de los ricos G-8, FMI, OMC, se haya anclada mediante sofisticados mecanismos de seducción (mediática, consumista, de ocio, y educativa) o burda imposición (propagandística), generando una homogeneización sesgada por el modelo hegemónico anglo-estadounidense.

Una reordenación de este sistema-mundo,  convenientemente vigilada y tutorada por los poderosos, obliga a desactivar, neutralizar o eliminar las amenazas que son percibidas por las grandes corporaciones que mueven los hilos de los negocios del armamento, de la droga, de la energía... Y en todo ello, la guerra de ideas, de las imágenes y de las palabras, la guerra ideológica, tiene un papel fundamental. Hay que legitimar invasiones, hay que explicar que primero se destrozan países y luego se aparenta que se reconstruyen, que se derrocan dictadores y luego se sitúan gobiernos de paja, que se viene a imponer la paz y se potencian las guerras civiles y los enfrentamientos internos. Hay que mostrar al enemigo como un demonio, como un ser al que hay que destruir, con el que no es posible negociar, peligroso para toda la humanidad ( y el "modelo de vida" occidental, adecuadamente adornado con Democracia pura y cristalina, como si los sistemas políticos, los modelos de desarrollo, los modelos culturales y valores pudieran ser universalizables).

En esta guerra sucia, gana quien controla más recursos, entre ellos los de información; más agencias de noticias, más periódicos y radios, más cadenas de televisión, más redes en Internet, es decir más industrias culturales. Pero para poder presentar el mensaje, sigue siendo necesario algo o alguien que legitime este mensaje. Y quién mejor, entre otros, que el proveniente del mundo religioso, tan gastado a lo largo de la Historia, pero tan útil. Enfrentar religiones, supone enfrentar modelos socio-culturales, especialmente en religiones como la musulmana. Disputar en el terreno de las creencias, es no reconocer (como afirma José Antonio Pérez Tapia, profesor de Filosofía de la Universidad de Granada), que vivimos en sociedades de pluralidad compleja, multiculturales y diversas. Esta posición puede llevar a proclamar que se tiene la Verdad y supone acabar situándose material y moralmente por encima del "otro", que está equivocado. Es negar la validez de la experiencia histórica y cultural, de otras sociedades, que aunque propias, les ha permitido sobrevivir y aportar a la Humanidad su grano de arena.

Estas dinámicas, chocan con fenómenos similares en zonas de los países del "Sur", como en el caso de un determinado islamismo, apareciendo a los ojos de los intelectuales conservadores de uno y otro lado, como la expresión más clara del famoso "choque de civilizaciones" de Huntington. Si el Vaticano cree que ayudan sus palabras  (¿divinas?) para mejorar la convivencia entre cristianos y musulmanes, entre las sociedades de acogida y los inmigrantes, muchos de ellos musulmanes, entre las relaciones de los pueblos musulmanes en todo el mundo y el Occidente, percibido como nuevamente cruzado, quizás debería escuchar las voces, muchas veces acalladas, dentro de la propia Iglesia (como la Teología de la Liberación), que piden el cese de las hostilidades contra al Islam y ponerse decididamente del lado de los pobres, sean estos católicos o no.

En respuesta a los atentados, la Junta de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Toledo han retirado la subvención para el estreno de La revelación en esta ciudad, una vez que el arzobispo —ahora cardenal— Antonio Cañizares, la considerara "blasfema y anticristiana". El alcalde, José Manuel Molina (PP), apuntilló que la obra "es muy crítica con las figuras de la Virgen María y de Jesucristo (...) si hubiera sido contra Mahoma, ya se hubiera retirado".

Muchos de quienes apoyan estas consideraciones dicen defender la libertad de expresión y se definen como liberales mientras reivindican películas como La Pasión de Cristo (Mel Gibson), los azotes de los penitentes en los pasos de Semana Santa, los pies humeantes sobre brasas de personas que afirman estar protegidas por algún santo o el zarandeo de niños en medio de multitudes enardecidas en ofrendas a la Virgen. 

Hoy en día la tradición en Occidente sobre la libertad de expresión sobrevive con claroscuros. En los medios de comunicación se habla de quien se puede hablar y se habla poco —y condicionado— de quien no interesa que se hable. Las redacciones de los periódicos, radios o televisión, saben muy bien que la proclamada libertad utiliza caminos insondables. De forma explícita o implícita —la autocensura— no se tratan determinados temas o personajes (la monarquía, el derecho a la autodeterminación, los negocios del gobierno autonómico de turno, de los empresarios "amigos" de este gobierno, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado...) o bien se abordan de manera que se pueda integrar dentro de un sistema, que se proclama liberal y democrático. De hecho, parece que la propia revista derechista que publicó los famosos dibujos sobre Mohammed, rechazó tiempo atrás del mismo autor unas caricaturas parecidas en las que se representaba al principal protagonista del cristianismo, porque "no eran adecuadas".

Los medios de comunicación, mediante las empresas y los consorcios que integran periódicos, radios, televisiones y otras industrias culturales se configuran como auténticos grupos de presión. Las cuotas de independencia de los medios están salpicadas a menudo de despidos y traslados de puesto de los profesionales. Paradójicamente, los trabajadores de estos medios y los comités de empresa en los que están representados tienen muchas cosas que decir pero disponen de pocos espacios donde contarlo.




Por daniyaa - 27 de Febrero, 2007, 10:48, Categoría: Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)

Laicismo e interculturalidad

 

CULTURA LAICA Y ESCUELA


José Antonio Antón Valero




"Los relojes de todos los hombres y mujeres de todas las civilizaciones

no van a la misma hora

Una de las maravillas de nuestro amenazado planeta

Radica en la variedad de sus experiencias,

De sus recuerdos y deseos

Cualquier intento de imponer una política uniforme

a esta diversidad

Es como el preludio de la muerte...".


Carlos Fuentes

Escritor Mexicano



En su concepción más literal, el Laicismo aboga por la ausencia en el Estado, de una filosofía o religión oficial, o cualquier otra verdad obligatoria. Implica por parte del Estado neutralidad en cuestiones de dogma o doctrina. También se considera así a los partidarios de la laicización de las instituciones. Podríamos considerar que el laicismo manifestaría una actitud más beligerante y anticlerical, que el de la laicidad.


En una lectura más actual, fruto de los debates que se están desarrollando en nuestro entorno, la laicidad lucharía por negarse a que principios religiosos rijan el sistema social y procurar que el Estado proteja a los individuos y su libertad de escoger, contra toda presión física y moral.


Una nueva reformulación del concepto de Laicismo


Los pueblos y culturas tienden a defenderse de esta Globalización agresiva y neocapitalista. Desarrollan procesos en los que se remitifican y reinventan, a veces, como un mecanismo de defensa. Como Max Weber decía, la raíz de las tradiciones, incluso las seculares, tienen una base religiosa. Estas formas peculiares de lo cultural se deben a un retorno, casi freudiano, de la religiosidad reprimida o diluida en determinados momentos de los procesos históricos.

En estos nuevos tiempos, el miedo a la muerte, a la vejez, a la enfermedad, las grandes obsesiones, dudas y misterios científicos, continúan siendo objeto de interés en esta nueva sociedad postindustrial, mediante un feroz marketing, que promete "una vida mejor", rodeado de un escenario publicitariamente idílico. La nueva religión es el mercado, la nueva confesionalidad es la lógica capitalista y sus oficiantes .


Su traslación a la vida política y a las formas de hacer política, a la actividad económico-comercial, sus ventajas como elemento aglutinador, expendedor de fáciles señas de identidad y un cierto sentido "comunitario", homogeneizador en lo cultural, bajo el control atento de los funcionarios-oficiantes (de políticos, de vendedores o clérigos, casi da lo mismo), tiene indudables ventajas para el poder. Y ello con una ritualidad aplicada a la acción política, como se observa analizando el marketing que, heredado de sus orígenes económico-comerciales, trata de "vender" la oferta ideológica y social a través de una "puesta en escena" adecuada, (mediante ceremonias, énfasis mediático, importancia dada a determinados actos), tratadas además con una retórica pararreligiosa, o entremezclada con actos religiosos propiamente dichos (como muestran los acontecimientos del 11-M).


Me parece pues, que es necesario revisar una interpretación sobre el laicismo, que se expresa como ausencia de lo religioso, cuando su presencia incustrada en lo cultural, y reinventada en la dinámica económico-política, está más presente (al menos en las sociedades de los países del "Norte"), de lo que pudiera parecer.


Conflictos identitarios e integrismos

En el seno de este mundo injusto, se están produciendo fenómenos de afloramiento de conflictos identitarios, que generan en ocasiones, fundamentalismos, algunos de raíz protestante (el "eje del mal" de Busch hijo), que se presentan como único modelo posible vencedor de las utopías, Así mismo, también integrismos de raíz católica, que en España adoptaron la forma de nacional-catolicismo especialmente en la etapa franquista, pero que aún muestra señales de supervivencia hoy en día si recordamos los discursos de Aznar al referirse al histórico enfrentamiento con el Islam por parte de su rancia idea España.


Esta concepción de "civilización occidental" como universalismo cultural o monoteísmo universalista, se identifica con el racionalismo europeo. A esta interpretación se le añade frecuentemente la tesis básica que deja al modelo europeo-occidental como paradigma a imitar, única civilización posible, como afirman algunos teóricos de los "neocons" (neoconservadores estadounidenses), Francis Fukuyama, con su libro El fin de la historia, o Samuel P. Huntington de la universidad de Harvard con el ´Choque de civilizaciones´. Un Occidente inventor de la Democracia, las libertades cívicas, de los derechos humanos, y de las instituciones políticas elevadas y eficaces. Esta mirada resalta el atraso, la falta de eficacia y capacidad gerencial, de desarrollo social, político y económico del resto del planeta y la humanidad, es decir, del Sur.


Frente a este enfoque cultural existe otra tradición, heredera del politeísmo presocrático, que postula la imposibilidad de unificar la racionalidad humana(...)dado el pluralismo de valores en conflicto. Como afirma Enrique Gil Calvo, profesor de Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, "no hay ni puede haber una sola civilización cultural de alcance planetario, cada persona, cada grupo y cada pueblo forma un mundo aparte, con derecho a ser no sólo diferente, sino además disidente de los demás" (El País, 26 de octubre de 2004).


Siguiendo esta tendencia hacia el universalismo que caracteriza a la cultura occidental moderna, el frontispicio que hemos de colocar para medir la validez de las otras realidades culturales aparece formulada, con frecuencia, en los Derechos Humanos. Su fundamentación se encuentra en la racionalidad de los seres humanos. Pero como argumenta María José Fariñas Dulce, profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid, este postulado racionalista, acaba siendo metafísico, ya que "presupone la existencia de individuos libres y propietarios de su propio ser, con derechos naturales anteriores a toda acción social y política. Se trata, en definitiva, del triunfo universal del ultraindividualismo ético burgués, respaldado por la moral cristiana más conservadora", que ha pretendido tener validez universal, "al igual que el sistema económico capitalista y la estructura política racional del estado moderno como estado democrático (...) pero, en realidad,esta pretensión de universalidad (...)no es más que un mito occidental, un a priori o una ficción legitimadora que encierra una pretensión de dominación y de hegemonía mundial" (El País, 25 de octubre de 2004).


La tendencia histórica de la cultura occidental, desde el Imperio Romano, su corpus jurídico, y la adopción de su Dios cristiano Universal, se ha caracterizado por la uniformización y homogeneización, que maduró, tras la etapa medieval, en la era de la Modernidad. Sin embargo, esta dinámica impuesta por Occidente, lejos de traer a la Humanidad un bienestar perpetuo, ha supuesto colonización, guerras y destrucción humana y medioambiental. Cuando los Derechos Humanos, que son fruto de luchas sociales y de diversos contextos históricos, de un tiempo concreto y de una acción política diversa, se vinculan al Capitalismo, "los únicos derechos humanos defendibles son los del(...)mercado (seguridad, libertad contractual y propiedad privada) y no los derechos de los seres humanos concretos (vivienda, cultura, educación, sanidad...". Los Derechos Humanos no son "previos a la acción social y política, ni son ideales dados de antemano al margen de los conflictos sociales(...) es aceptar la falta de alternativas posibles" (Fariñas,2004).


¿No deberíamos reflexionar sobre si los postulados básicos de las sociedades herederas de la Ilustración y de la Modernidad se han cumplido y en qué manera se han concretado?¿ Qué tipo de sociedad humana hemos recibido tras el triunfo del racionalismo moderno?. ¿No deberíamos ser, más prudentes, respecto a nuestros supuestos ´logros´?. ¿No deberían estar abiertas al diálogo y la autocrítica de la pluralidad de cosmovisiones culturales, sin que ello suponga caer en el fundamentalismo o en la trampa de la tolerancia?.


Hacia una nueva sociedad laica


La nueva sociedad laica debe ir más allá de la ausencia de una religión oficial. Aunque si vamos a la raíz de su significado ser partidario del Laicismo significa también no aceptar una verdad como única y obligatoria.


El poder político debe ser desacralizado en una sociedad secularizada. Los espacios públicos y cívicos deben ser recuperados y reinventados, aportando nuevos valores a los viejos de la Ilustración, en lo que se refiere a un secularismo que trata de negar la institucionalización de lo religioso tanto en su vieja versión clerical, como en la más profana que adopta el modelo de vida en nuestras sociedades de consumo, ocio y altos niveles de alienación. Uno de esos aspectos debe ser recuperar el anticlericalismo en el sentido de que la propia estructura interna del Poder se ha clericalizado.


Anticlericalismo también, en su dimensión dogmática-religiosa, porque las grandes religiones no han surgido ni como confesionalistas, ni como clericales, sino en su dimensión profética. Precisamente en los discusiones del Forum de Barcelona, en su espacio para el debate interreligioso, algunas voces demandaban la necesidad de desvelar ("quitar el velo"), de las visiones únicas y unilaterales de sus oficiantes, ya sean sacerdotes, políticos o dirigentes del Fondo Monetario Internacional.


Como afirma Victoria Camps lejos de cuestionar los invariantes culturales, desde los que negociar un acuerdo social general, tal y como parece que reivindicarían corrientes intelectuales importantes para los enfoques político-morales como, por ejemplo, de Adela Cortina, de lo que se trata es de trabajar por la construcción de espacios de negociación y de acuerdo, es decir, de consenso social cultural, lo cual resulta capital en sociedades llamadas progresistas. No hay que olvidar que la escuela tiene en esa búsqueda de acuerdo un papel esencial, por lo que respecta al mutuo conocimiento desde el respeto, y por lo que supone enseñar a cuestionar los valores culturales no como "unos contra (o sobre) otros", sino en su significado histórico y en su función social.


Y eso es quizá lo que falta, la búsqueda, el intercambio fructífero, de esos invariantes desde los que construir unos valores y una moralidad mínima común. Pero ello está reñido con la imposición, con las prohibiciones (incluida la del velo como en Francia) y con la doble moral del que decide aunque sea mayoritario.


La reivindicación de la aceptación de la diversidad no supone necesariamente un relativismo cultural extremo, sino prudente. No quiere decir echar por la borda la tradición de escuela laica de la que procedemos los enseñantes progresistas y no supone abrir la puerta para que se nos cuelen los crucifijos y la kippa. Si bien el hecho religioso forma parte evidente de lo cultural, también es cierto que su práctica y adoctrinamiento debe quedar fuera del espacio de lo público, cosa que en nuestra sociedad no ocurre con respecto (precisamente) a la iglesia católica. Debemos mantener una escuela pública verdaderamente laica y sin símbolos religiosos. Sin embargo, los centros descaradamente religiosos e ideológicos son considerados en nuestra sociedad como algo "normal" propio de los que lo pueden pagar, o incluso por la puerta de atrás en los casos de algunos centros subvencionados. Además, su posición social está reforzada desde el poder económico y de los medios de comunicación y otras industrias culturales. Mantener al margen de la escuela pública esas corrientes ideológicas, sigue siendo una lucha fundamental para preservar a los ciudadanos de su derecho a conocer de forma crítica las diferentes opciones que esas otras no contemplan o excluyen de sus idearios y simbologías.


Decía Francisco Giner de los Ríos que "la escuela está hecha no para dividir, sino para formar". Es evidente que una nueva manera de enfocar la Cultura Laica suponga para la escuela, una revisión del curriculum entendido de manera total, explícito y oculto, desde una perspectiva globalizadora basada en la asunción del conflicto como eje vertebrador para el tratamiento de la diversidad cultural y de intereses, junto a la creación de espacios dialógicos que permitan generar códigos de actuación y consenso, sobre la base de la explicitación de las contradicciones y disensos, sin que por ello perdamos un marco de encuentro y diálogo intercultural.


++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++





Por José - 13 de Febrero, 2006, 0:13, Categoría: Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Comentar | Referencias (0)

Educación democrática e intercultural

 

ASPECTOS A CONSIDERAR EN UNA EDUCACIÓN DEMOCRÁTICA, GLOBAL E INTERCULTURAL

  

APRENDIZAJE:

Variantes a tener en cuenta sobre el proceso de aprendizaje:

  1. Esfuerzo personal

  2. Intercambio "entre iguales"

  3. Cooperación/Colaboración

  4. Intervención activa

  5. No dogmatismo

  6. Capacidad autocrítica

  7. Búsqueda de explicaciones

  8. Comprobación de resultados

  9. Visión positiva del pensamiento divergente.

CONFLICTOS:

Dimensiones y aspectos que intervienen en los conflictos:

  1. Con una componente étnica

  2. Con componente religioso/cultural

  3. Con componente de edad

  4. Con componente de clase social

  5. Con componente rural/urbano

LA DIMENSIÓN SOCIO-AFECTIVA:

Los valores están en lo que se aprende, en cómo se aprende, cómo se enseña y su relación, es decir, el ámbito de lo curricular.

  • Existe un factor emocional en el desarrollo cognitivo, donde intervienen factores como el trabajo en solitario o en equipo, en qué espacios: en el aula, en el patio/pasillos, en casa, todos lugares y escenarios de intercambio. El mundo de los sentimientos no está al margen de cómo entendemos, procesamos y comunicamos el mundo.

  • El factor socio-familiar es fundamental en la orientación y complementariedad de las estrategias educativas.

¿Dónde actuar?

(Posible tarea: tras debatir o explicitar estos componentes solicitar un Plan de Intervención en cada uno de los ámbitos planteados).

                                         José Antonio Antón Valero

Por José - 6 de Febrero, 2006, 18:25, Categoría: Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Comentar | Referencias (0)

Experiencias Interculturales en centros

 

EXPERIENCIAS SOBRE ACTIVIDADES INTERCULTURALES EN CENTROS


VIAJE A ÍTACA

Proyecto de comunicación multicultural entre alumnado valenciano y catalán a través de correspondencia sin decir su identidad hasta que se acaba con un encuentro.

Objetivos: aprendizaje funcional, enfoque comunicativo, potenciar códigos mixtos,conocer una cultura, cómo se percibe, sus tópicos y otros códigos diferentes a los propios; visión crítica de los estereotipos.

IB “Isabel de Villena” / IB “Manuel de Blancafort

Contacto: Carme Doménech Pujol (“Grup 5 de 9. Didàctica de la llengua i literatura”).


PROYECTO “COMENIUS ACCIÓN I” DENTRO DEL PROGRAMA SÓCRATES de la UE.

Agrupa grupos de tres centros.

Objetivos:Se fomenta la relación y cooperación de estudiantes y escuelas y promover un mejor conocimiento de los países participantes.

Ha sido combinado con el “PROGRAMA FILOSOFÍA PARA NIÑOS”, que pretende que la comunidad educativa se convierta en un espacio de pensamiento crítico y comunidad dialógica y de investigación con estrategias que fomentan el debate.

Centros de Portugal / Austria /Albacete

Contacto: Mercedes Gutiérrez y otros del IES nº 4 de Albacete.


EXPERIENCIA MULTICULTURAL EN CEUTA

Objetivos: Experiencia en E. Infantil y Primaria para aproximar culturalmente a el alumnado, reconocimiento mutuo y Educación Antirracista. Difusión de culturas musulmana y española en igualdad de condiciones.

Demuestra que la problemática no deriva del factor étnico ya que cuando se es minoría (5% de judios, indios y gitanos) el comportamiento e integración es diferente. Un 1% de gitanos fracasa escolarmente pero judios e indios no (van a la privada). Los musulmanes con un 35% fracasa aunque va mayoritariamente a la pública.

Se afronta problemas de desánimo entre los docentes y masiva presencia en determinados centros con más de un 50% y retraso en comprensión y expresión en castellano.

CP “Juan Carlos I” Ceuta

Contacto: Rosario Nolla Alos


ADAPTACIONES CURRICULARES SOBRE CULTURA GITANA

Objetivo: facilitar la incorporación de la cultura gitana en el currículo escolar. Se elaboran materiales diversos como vídeo, libro, cuaderno de actividades y pautas de trabajo.

Contacto: Programa de Minorías Étnicas de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.


También hay materiales diversos editados por el Colectivo de Enseñantes con Gitanos de Valencia (1989)Cultura gitana: propuestas para un trabajo intercultural en el aula, Valencia. Generalitat Valenciana; y Enseñantes con Gitanos de Adarra (1990) Centros de interés específicos de niños y niñas gitanas. Bilbao.Adarra.


Colectivo Amani (1994) Educación intercultural. Análisis y resolución de conflictos. Madrid. Popular.


INTRODUCCIÓN DE LA CULTURA GITANA EN INFANTIL Y PRIMARIA (1998, 272)

Objetivo: Introducir la cultura gitana en Infantil y Primaria. Investigar las señas de identidad del pueblo gitano historia, organización social y familiar, lengua, valores, oficios, costumbres, símbolos) y fomentar una actitud de respeto y tolerancia dentro del área de Conocimiento del Medio

Contacto: Seminario de Educación Intercultural del CEP de Salamanca y CP Ntra Sra De la Asunción y otros de Salamanca y Enseñantes conGitanos de Salamanca.

EXPERIENCIA EN UN CENTRO DE VIC

Objetivo: El profesorado de un centro, durante los cursos 1995-97, con alto nivel de inmigrantes, programa tres unidades: “Conocernos mejor; Los oficios; Las migraciones” para 5º,6º y 8º de EGB; para facilitar el conocimiento mutuo a la vez que implica a padres, madres y alumnado.

Contacto: CEIP “Jaume Balmes” de Vic


PROYECTO EURRON Y GITANOS EN LA ESCUELA. PEDAGOGÍA PARA EL APRENDIZAJE (2000,296)

Objetivo:Dramatización con espectáculo de títeres provoca convivencia entre payos y gitanos, elaborando el texto y los muñecos, trabajando la expresión oral, la cooperación, poesía, cuentos, títeres y la comunicación entre familia y escuela.

Contacto CP “Stella Maris” de Cartagena.


REGULACIÓN DE CONFLICTOS

Objetivo: Ante la vivencia de conflictos en el aula se intenta comprender entre todos qué sentimientos ha provocado, qué reacciones y consecuencias y qué puede hacerse para transformar esa realidad, mediante ejercicios: ¿Con quién te irías al fin del mundo?, No digas no;Desunámonos para interdependencia y globalización económica dándose cuenta cómo repercuten nuestras acciones en los demás, qué saben de los pueblos, países, consumo,etc.

Contacto: Colectivo Amani.

SERVICIO APOYO ITINERANTE AL INMIGRANTE (SAI) DE MADRID

En la CAM hay 20 docentes que acaban de empezar un Servicio de Apoyo Itinerante al Inmigrante (SAI) y existe un Plan Regional de Compensatoria de 15.000 mill a cinco años (El País,21/1/01).


PRENSA ESCOLAR EN EL MEDIO RURAL Y URBANO (2000,297)

Objetivo: Dos centros rural/urbano CP Guadasséquies ( la Vall d’Albaida y CP “San Fernando” de Elx (Baix Vinalopó) ponen en marcha de forma paralela la elaboración de su periódico, en el que el alumnado busca información, redacta noticias, maqueta,

Contacto: Lluís Miquel Segrelles

Por José - 6 de Febrero, 2006, 17:44, Categoría: Imagen del "otro".Inmigración e Interculturalidad
Enlace Permanente | Comentar | Referencias (0)




<<   Junio 2018    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Enlaces
eGrupos
El cuaderno rojo
ZoomBlog

 

Blog alojado en ZoomBlog.com